Ya sea en el entorno digital o fuera de el, el término SaaS está muy presente hoy en día. A continuación te contamos todas las claves sobre estos programas, sus ventajas y los beneficios que nos puede suponer utilizar un SaaS en nuestro entorno.

Gracias a un SaaS vamos a poder utilizar programas o aplicaciones que no tengamos instaladas en nuestro ordenador con tan solo acceso a internet y desde cualquier dispositivo. Es muy habitual que cada vez más servicios se apunten al online, lo cual tiene muchas ventajas para poder realizar nuestro trabajo de manera más fácil y cómoda.

Vamos a conocer profundamente qué significa utilizar un SaaS, sus ventajas y las características principales que debes de tener en cuenta. Aquí lo tienes todo.

¿Qué es un SaaS?

Un Saas o «Software as a Service» es un sistema por el cual vamos a poder disponer de un servicio, programa informático o aplicación de manera remota y desde la nube.

Su principal característica que es le da a los usuarios acceso al programa concreto directamente a través de la nube, a distancia y de forma remota.

Esto implica que no vamos a tener que instalar nada en nuestro ordenador, ya que el programa o servicio que estamos utilizando se encuentra en la nube.

Actualmente nos podemos encontrar con una gran variedad de servicios SaaS de todo tipo que nos facilitan mucho el trabajo. Por ejemplo, el email está considerado SaaS y es algo que se utiliza muy a menudo.

Normalmente este tipo de programas van vinculados a una cuenta por usuario, lo que permite acceder desde cualquier lugar siempre y cuando dispongas de una conexión a internet y un dispositivo capaz de acceder.

¿Para que se utiliza un SaaS?

Un Software as a Service tiene como objetivo principal proveer programas a los consumidores de manera fácil, efectiva y remota, sin la necesidad de instalar ningún tipo de archivo para hacerlo funcionar.

Esto se realiza mediante el acceso a la nube, lo cual permite grandes ventajas a las empresas ya que con tan solo una conexión a internet, ya cuentan con todo lo necesario para poder utilizar los servicios del SaaS.

Existen SaaS de todo tipo, pero lo más común es que se trate de servicios por suscripción, la cual se accede a través de un pago mensual o anual, dependiendo de nuestras necesidades. Esto supone una gran ventaja ya que vamos a poder hacer uso de los servicios siempre que queramos.

Cuando algún usuario contrata los servicios de un SaaS, dispone de la intención de aprovecharse de todas las ventajas que suponen utilizar un programa mediante la nube.

Hay que tener en cuenta tanto las ventajas como las desventajas que pueden aparecer, pero se destaca que el SaaS es una magnífica alternativa para los usuarios y empresas que buscan versatilidad y comodidad a la hora de utilizar las herramientas necesarias.

¿Qué ventajas ofrece el uso de un SaaS?

Conociendo ya lo que es un SaaS vamos ahora a contar las principales ventajas de utilizarlo y por qué deberías plantearte usarlo para tu proyecto o negocio.

saas

Acceso completo a toda la información desde cualquier lugar

En primer lugar hay que destacar que gracias a este servicio vas a poder contar con toda la información que nos proporciona desde cualquier lugar o dispositivo. Esto nos va a permitir optimizar los procesos y contar con una gran cantidad de datos que vamos a poder utilizar para nuestro beneficio.

Un SaaS dispone de la funcionalidad de que toda la información queda almacenada en el usuario o empresa que la está utilizando, lo que nos va a suponer el poder acceder a todo de forma fácil y rápida.

Hay que decir que los únicos que tienen acceso a esta información son los perfiles que se encuentran dentro de la aplicación o programa en cuestión y que ningún proveedor de servicios dispone de acceso directo a la información almacenada, por lo que la privacidad está garantizada.

Ahorro de tiempo

Una de las grandes ventajas con respecto a los servicios tradicionales, es que por medio del uso de un SaaS vamos a contar con una configuración ya optimizada y lista para cualquier tipo de servicio contratado.

Esto supone un gran ahorro de tiempo en la instalación y en la configuración del programa en cada pc en el cual se va a necesitar de su uso.

No hacen falta servidores propios

Una de las principales ventajas de un SaaS es que vas a tener todo los programas instalados en un servidor en la nube al cual puedes acceder desde donde quieras. Esto quiere decir que no necesitas ningún servidor propio ni tampoco instalar nada en ningún ordenador o smartphone, ya que accediendo a el servicio por medio de internet ya estaremos listos para utilizarlo.

Con tan solo abrir nuestro navegador y dirigirnos hacia la página en la cual se encuentra el programa, ya vamos a poder acceder y a tener todo a nuestra disposición. Esto supone un gran ahorro de tiempo y de estar instalando programas en el ordenador.

Además, vas a poder utilizar tu cuenta para acceder desde varios dispositivos y desde donde quieras, siempre que tengas conexión a internet.

En muchos de los casos, los SaaS disponen también de aplicaciones móviles o para tablet, lo que supone una versatilidad incluso mayor.

Vienen muy bien para el trabajo en equipo

A la hora del trabajo en una empresa, el trabajo en equipo y mantenerse sincronizado es fundamental. Por ello, el SaaS nos puede permitir compartir la información de forma efectiva y tener al momento datos y acciones que nos hagan falta.

Estos programas permiten que los equipos de trabajo puedan crecer constantemente y creen, editen o compartan proyectos en tiempo real, siendo mucho más efectivo y óptimo para todos.

Existen incluso algunos que permiten trabajar en el mismo proyecto desde más de un ordenador a la vez, cosa que puede resultar muy útil.

Actualizaciones rápidas

Las actualizaciones de un Saas suelen llegar al instante y ofrecen soluciones al momento de errores o funcionalidades con las que poder seguir mejorando el sistema.

También hay que tener en cuenta de que contamos con la opción de instalar o no la última versión, ya que es posible no tener que comprar o usar la versión más reciente para seguir teniendo acceso a todas las utilidades del software.

Sencillo de testear y usar

El uso del Saas proporciona una gran facilidad a la hora de probar cualquier tipo de opción o de implementarla en un negocio. Las aplicaciones disponen de un uso sencillo y además cuentan con soporte proporcionado por la empresa proveedora.

Los usuarios van a poder probar las funcionalidades antes de realizar la compra del producto, asegurándose de esta forma de que el programa va a cumplir con todas las expectativas.

Este modelo de compra de software es altamente beneficioso para las compañías y ofrece soluciones muy completas, capaces de conseguir los objetivos buscados, siendo cada vez más las empresas que optan por este tipo de servicios.

Su precio sale rentable

Por último, una de las principales razones por las cuales muchas empresas y particulares apuestan por este tipo de tecnología es porque sus costes son más bajos. 

Al contar con servicios de suscripciones, suelen tener un precio más bajo, el cual se puede asumir mensual o anualmente.

La ubicación compartida de la aplicación es capaz de reducir los costes de la licencia del programa considerablemente, ya que solo va a hacer falta el uso del alquiler del servicio.

Esto proporciona que muchas empresas tengan acceso a el software especializado en cada modelo de negocio aplicado a la actualidad y con el cual desde un modelo de distribución tradicional no se podría asumir el coste.

Además, se reducen los gastos de adquisición y de mantenimiento o soporte de el SaaS. La empresa que facilita el servicio se ocupa de mantener todos los procesos perfectamente optimizados, pudiendo de esta forma quedarse totalmente despreocupado.

Además, requiere de una baja inversión inicial y no requiere de inversión en equipos. Esto hace que el precio sea bajo y que sea accesible para los usuarios que busquen buenas soluciones, efectivas y muy cómodas.

¿Cuáles son las diferencias entre SaaS y Software?

Vamos ahora con las principales diferencias que se encuentran a la hora de identificar a un producto SaaS y a un programa de software, ya que aunque se puedan parecer no son lo mismo.

La gran diferencia que existe entre las dos aplicaciones es donde se alojan los datos en cada una de ellas.

Un programa o software habitual, se tiene que instalar en el ordenador en el cual se ha solicitado la licencia, mientras que en el casos del SaaS, la instalación se completa accediendo por medio del navegador web y quedando todos los datos registrados en la nube.

El SaaS es mucho más simple y no requiere una instalación concreta para cada uno de los usuarios que lo quieran utilizar, ya que tiene sus propias personalizaciones. De este modo se consigue una mayor versatilidad y las necesidades para cada situación son más ventajosas.

Conclusiones acerca del SaaS

Para terminar, hay que decir que estos servicios son muy interesantes y nos proporcionan herramientas de trabajo que nos pueden valer para acelerar nuestros objetivos.

Tanto para usuarios particulares como para empresas, el SaaS es algo a tener muy en cuenta si estamos buscando soluciones efectivas y poder optimizar procesos de forma económica y desde cualquier parte o dispositivo.

Give a Comment