¿Cómo poner publicidad en mi web y ganar dinero?4 minutos de lectura

Sí. Es posible poner publicidad en una web y ganar dinero con ella, pero no es tan sencillo como pueda parecer, por lo menos obtener una cantidad aceptable de ganancias.

Aquí te vamos a contar las opciones para ganar dinero en función de las visitas de tu web y cuál es el sistema para poner anuncios más efectivo. Vamos con ello.

¿Cuánto dinero se puede ganar con la publicidad en una web?

Pues esto va a depende de tres factores fundamentales. En un primer lugar del número de visitas que tengamos a la página web y después en el llamado CTR (Click Through Rate), es decir el porcentaje de usuarios que hagan clic en los anuncios específicos colocados en la página correspondiente. Para finalizar, también hay que tener en cuenta el CPC (Coste Por Clic), del cual va a depender la cantidad de dinero que se paga por cada clic obtenido en el anuncio.

Teniendo claras estas tres métricas ya vas a estar listo para hacer una aproximación de lo que puede generar una web por medio del sistema de publicidad.

Ten en cuenta que no hay una cantidad fija, ya que hay sectores muy competitivos con anuncios a un CPC muy alto, mientras que otros pueden contar con un coste por clic más bajo.

¿Cuáles son las formas de ganar dinero con anuncios en una web?

Principalmente podemos distinguir entre 4 métodos distintos para ganar dinero al poner anuncios en una página web.

A continuación tienes cada una de las formas más destacadas.

Pago Por Clic (PPC)

Este sistema de publicidad permite al anunciante un pago siempre y cuando se haga un clic en su anuncio.

Este tipo de anuncios son comunes en programas de publicidad como el de Google Adsense.

De esta forma, tan solo vas a tener que colocar los anuncios en tu web y dejar que la plataforma se encargue de cobrar al anunciante y pagar una parte al propietario de la página.

Para poder acceder a este programa hay que registrarse desde la web de Google Adsense y una vez hecho esto se podrá enviar una página al programa de anuncios.

En cuanto se disponga de la aprobación de la página enviada, ya estará todo listo para colocar el código de anuncios en las páginas que se quiera y empezar a recibir ingresos por publicidad.

Por lo general, los anuncios de Google Adsense están muy bien optimizados y permiten adaptarse a todo tipo de páginas y tamaños distintos. Además, son anuncios contextualizados y que tienen relación con la temática del blog o la web en cuestión.

Recibir una comisión de venta

Este tipo de programas, también llamados programas de afiliación se caracterizan por el pago de una comisión por cada venta realizada.

Un ejemplo de un programa de afiliación muy utilizado online es Amazon Afiliados.

La comisión varia en función de las condiciones y del producto y se basan en un anuncio, que puede ser un banner de publicidad puesto en la página web, que nos lleva a una tienda con un código único de afiliado.

De esta forma, cuando el usuario realice una compra por medio de ese enlace, el afiliado recibirá un porcentaje de comisión por la venta del producto. Se pueden incluso consultar las ventas a través de las plataformas de afiliado para conocer en todo momento las comisiones que se obtienen.

Pago Por Impresión (CPM)

Este sistema de publicidad es bastante parecido al de Pago Por Clic, pero con una significativa diferencia. El cambio está en que en el método de Pago Por Impresión el anunciante no paga cuando se realiza el clic, sino cuando se produce la impresión del anuncio.

Esto se lleva a cabo cuando el anuncio aparece desde la web en donde está puesto a la pantalla del usuario, ahí se recibe la impresión.

Lo normal es que el anunciante estipule un precio de pago por cada mil impresiones. Las plataformas más conocidas con este tipo de sistemas son Google Adsense y Amazon Associates y las ganancias generadas se van a dividir entre ellas y el propietario de la página web.

Pago Por Acción (CPA)

Para finalizar tenemos el Pago Por Acción, es uno de los formatos menos conocidos y populares pero se puede generar dinero mediante su uso.

Es bastante común en sectores de banca enfocados a tarjetas de crédito, hipotecas, préstamos o servicios bancarios.

Este sistema se basa en el pago de una cantidad fija de dinero en el momento que se realice una acción pre-fijada. Estas acciones van por ejemplo, desde rellenar un formulario, obtener un correo electrónico, realizar una solicitud o contratar alguno de los productos ofrecidos.

¿Y tú? ¿Qué opinas?