Cada vez más empresas apuestan por el contenido audiovisual para establecer una experiencia más cercana con los clientes. 

La importancia del contenido audiovisual 

Según Forrester Research, una empresa independiente de investigación de mercados, el 90% de los consumidores online afirman que el contenido audiovisual les ayuda en la decisión final de compra. Por su parte, el 85% garantiza tener una mayor confianza en las marcas que utilizan videos publicitarios. 

El streaming, una transmisión en directo, es una de las estrategias de marketing más utilizadas para llegar de forma directa al público objetivo. Al utilizar videos en directo, se consigue humanizar la compañía ya que el consumidor tiene una conexión personal con la marca. 

Con la perfecta combinación entre un servidor profesional de streaming (Meerkat, Periscope, Facebook live, Youtube live o Catch) y una campaña de difusión adecuada, podemos asegurar el tráfico (alcance o cantidad de interacciones) en nuestra web. 

Mediante el uso de tecnología y las plataformas digitales como las redes sociales, podemos asegurar una comunicación interactiva y bidireccional. De esta manera, la empresa mejora su imagen de marca mediante la transparencia y confianza. 

Cómo retransmitir un evento en streaming 

Hoy en día, la tecnología nos permite transmitir videos de forma rápida y con aspecto profesional. Primero, necesitas disponer de una videocámara HD para grabar contenido con un mínimo de calidad. Esta característica la puedes encontrar en cualquier equipo de gama media. 

También puedes incluir efectos especiales de transmisión. Existen varias herramientas que están al alcance de todos como el croma, chroma key, o pantalla verde, es una de las técnicas más utilizadas en el mundo audiovisual. 

La pantalla verde está fabricada con tela muselina, un material fino, transparente y vaporoso que permite recrear ambientes fantásticos gracias a su color concreto. El color azul también se utiliza habitualmente. Sin embargo, el canal verde de la cámara tiene menos ruido debido a la mayor sensibilidad de los sensores. 

Básicamente, necesitas grabar sobre este fondo para luego sustituir esa área que ocupa el color por otra imagen o vídeo en la fase de postproducción con herramientas como programas de edición.  

Cuida la iluminación. Esta debe ser lo más uniforme y constante posible para facilitar el trabajo de postproducción. En interior, utiliza dos focos a cada lado formando un ángulo de 45 grados y a media altura respecto al croma. En el exterior, busca un momento del día en que la luz sea uniforme. 

Por otro lado, necesitas un ordenador para la emisión. Es importante que este dispositivo se utilice únicamente para la emisión del evento. De esta manera, trabajará el 100% de su rendimiento y capacidad. Un computador con 4GB de RAM es válido. El procesador es conveniente que sea al menos un i5. 

Finalmente, la conexión a internet. Este servicio debe ofrecer el doble de capacidad de subida que la propia calidad de video. 

Give a Comment