¿Qué es un hosting y que diferencia tiene con un dominio?3 minutos de lectura

Hoy por fin vas a entender la diferencia entre un hosting y un dominio, porque aunque son conceptos parecidos, no es lo mismo.

Si ya has investigado un poco sobre el tema, habrás visto que todo el mundo dice que para crear una página web necesitas contratar un hosting y un dominio, pero, ¿tienes clara la diferencia entre ambos conceptos?

Cuál es la verdadera diferencia entre un hosting y un dominio

Estos dos conceptos son simplemente servicios que resultan necesarios a la hora de crear una página web, pero que son completamente diferentes el uno del otro.

Para que no te confundas más, primero veamos qué es cada uno por separado.

¿Qué es un hosting?

Un hosting simplemente es un alojamiento. Es decir, es el espacio que necesitamos para almacenar todos los archivos de nuestra página web (como los documentos HTML, las hojas de CSS, las imágenes, etc). Los hosting suelen estar disponibles las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

El servicio de hosting lo suelen proporcionar los servidores web, es decir, una red de ordenadores super potentes que guardan y transmiten la información de nuestra página web a través de Internet.

¿Qué tipos de hosting existen?

Como cada página web es un mundo y cuenta con unas necesidades distintas, para poder satisfacer todas estas necesidades tienen que haber distintos tipos de hosting. Veamos los tres más utilizados:

El hosting compartido

Este es el tipo de hosting más básico y más utilizado por la mayoría de usuarios de Internet.

En este tipo de alojamiento, los recursos se comparten con los demás usuarios del servidor en cuentas completamente independientes.

Dentro de los hosting compartidos, es habitual encontrar hosting SSD. Nosotros recomendamos encarecidamente estos tipos de hosting principalmente por la tremenda rapidez de velocidad de carga que incluyen.

Los servidores VPS

Este es un tipo de servicio de hosting más avanzado que el anterior y está más recomendado para proyectos que se encuentren en pleno crecimiento o para tiendas de dropshipping con un tráfico muy alto.

¿Y porqué este tipo de hosting funciona distinto al anterior? Pues principalmente porque se trata de un servidor web físico que se divide en distintas máquinas virtuales independientes entre sí. Es decir, que al disponer de tu propia máquina, los recursos de dicha máquina son exclusivos de tu página web, lo que a su vez proporciona una mayor flexibilidad e independencia que un hosting compartido.

El hosting dedicado

Este es el tipo de hosting más avanzado de todos. En este caso, el servidor está destinado únicamente a un solo cliente, el cuál puede utilizarlo y administrarlo en función de las necesidades de su proyecto.

Si quieres saber más sobre alojamientos webs tenemos una guía super completa que podrás acceder desde aquí.

¿Qué es un dominio?

Un dominio es simplemente el nombre que identifica a tu página web en Internet.

El funcionamiento de un dominio es muy simple: para que un navegador pueda mostrar una página web, necesita conocer la dirección IP de la misma (ejemplo de IP: 172.16.1.100). Ahora bien, ¿te imaginas que para acceder a todas las páginas web tuviéramos que teclear estos números aleatorios? ¡Sería un caos!

Pues para esto es para lo que nacieron los dominios web. Gracias a ellos podemos identificar cualquier página web por su nombre único en lugar de por números aleatorios imposibles de recordar.

Si quieres saber más sobre los dominios en Internet, registro, tipos de extensiones y la vinculación técnica con el hosting. Aquí te lo explicamos.

¡Ahora entiendo las diferencias!

Un ejemplo más, imagínate que tienes un cajón, bien pues el almacenamiento del interior sería el hosting, donde pones las cosas, y el paño sería el dominio, que usas para acceder al hosting.

¿Ahora lo entiendes bien? Déjanos un comentario si te ha quedado claro 🙂

¿Y tú? ¿Qué opinas?